Viernes 19 de Octubre de 2018

Registrate NEWSLETTER

¿Por qué gravar los dulces puede traer más beneficios a la salud que los impuestos a bebidas azucaradas?

De acuerdo con una reciente investigación publicada por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, la Universidad de Cambridge y la Universidad de Oxford, imponer impuestos a los dulces podría tener un efecto dominó en las ventas de otros alimentos, lo que a su vez representaría mayores beneficios para la salud.

¿Por qué gravar los dulces puede traer más beneficios a la salud que los impuestos a bebidas azucaradas?

De acuerdo con una reciente investigación publicada por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, la Universidad de Cambridge y la Universidad de Oxford, imponer impuestos a los dulces podría tener un efecto dominó en las ventas de otros alimentos, lo que a su vez representaría mayores beneficios para la salud.

Sabemos que aumentar el precio de las bebidas endulzadas con azúcar probablemente genere una reducción pequeña en su compra”, explica el profesor Richard Smith, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, principal autor del estudio. Sin embargo, Smith agrega que ha habido poca investigación en torno al impacto que podría tener el aumento de precios en otros alimentos similares como el chocolate, dulces, tortas y galletas en la compra de azúcar.

Este equipo de investigación sugiere que agregar tan solo un 10% al precio del chocolate, tortas y galletitas puede reducir las compras en un 7%; un resultado similar al de los impuestos sobre bebidas azucaradas.

“Extender la política fiscal para incluir los dulces es un paso importante para la salud pública, reduciendo el consumo de estos alimentos, particularmente en hogares de bajos recursos”, explica la profesora Susan Jebb de la Universidad de Oxford, coautora del estudio. Aunque "es imposible estudiar los efectos directos de un impuesto sobre un alimento hasta que no se aprobaran estos tributos”, explica. 

Impuestos en Latinoamérica

Según datos publicados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su último Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe, países como Argentina y Chile tienen un porcentaje de obesidad infantil de 9,9% y 9.5%, respectivamente.

En México el panorama no es distinto, en 2016 la obesidad y diabetes fueron catalogadas como epidemias por la Secretaria de Salud, luego de que afectaran al 33% de la población infantil y al 72.5% de la población adulta, según cifras del Instituto Nacional de Salud Pública, colocando al país entre los niveles más altos a nivel mundial.

Sin embargo, la medida encaminada a reducir el consumo de refrescos en México ha tenido resultados poco contundentes. Los impuestos generados por esta industria entre 2014 y 2017 representaron ingresos importantes de unos 100 mil millones de pesos; y aún así México sigue siendo líder en obesidad infantil y segundo lugar en los índices de la enfermedad entre población mayor de 15 años.

 

Fuente: Mercedes Rivas

Capitulo 2 (Comunicación + RRPP)

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Seguimos en nuestras redes sociales

 

 

volver