Viernes 24 de Noviembre de 2017

Registrate NEWSLETTER

La urticaria afecta a un 20% de la población en algún momento de su vida

La característica más común de la urticaria es la intensa picazón que afecta la calidad de vida de quien la padece. De allí la importancia de detectar sus causas y la necesidad de prevenir la aparición de las crisis. Hoy contamos con tratamientos médicos para solucionar gran parte de los casos.

La urticaria afecta a un 20% de la población en algún momento de su vida

La característica más común de la urticaria es la intensa picazón que afecta la calidad de vida de quien la padece. De allí la importancia de detectar sus causas y la necesidad de prevenir la aparición de las crisis. Hoy contamos con tratamientos médicos para solucionar gran parte de los casos.

La urticaria en su forma aguda afecta al 20% de la población en algún momento de su vida. A nivel mundial aproximadamente el 1,8% de las personas padece dicha enfermedad de la piel. Los episodios diarios pueden durar desde seis semanas hasta años, y altera la calidad de vida en todos los planos (familiar, laboral, escolar).

La urticaria con frecuencia se denomina ronchas o habones, y es una hinchazón superficial. Cuando las lesiones no sólo afectan a la capa más superficial de la piel (epidermis) sino que también comprometen a la dermis o dermis profunda hablamos del angioedema o hinchazón de los tejidos, que puede ser un componente más peligroso de este proceso debido a la posibilidad de que tome la laringe y produzca obstrucción de la vía respiratoria.

La urticaria puede presentarse sola o como respuesta a procesos infecciosos, autoinmunitarios u otros problemas de salud. En todos los casos debe diferenciarse de otras enfermedades que también producen ronchas, hinchazones o edemas como los síndromes autoinflamatorios o la urticaria- vasculitis o el angioedema hereditario.

Entre los factores desencadenantes más comunes de la urticaria se encuentran los medicamentos como las aspirinas, los analgésicos (ibuprofeno, diclofenac, ketorolac, dipirona, etc.) y otros como el alcohol, la parasitosis intestinal, presiones sobre la piel, acción del sol, estrés o actividad física.

Además, varios alimentos pueden ocasionar el proceso e incluso algunos tienen en sus estructuras moléculas iguales. Esto se da, por ejemplo, en los vegetales e incluso con los ácaros del polvo doméstico. También muchos pólenes pueden tener moléculas comunes con otros vegetales y con el látex (banana, durazno, mango, etc.) es por eso que la reacción urticariana puede presentarse ante diversas sustancias que tienen en común aspectos idénticos en cuanto a su constitución química.

¿Cómo tratar la urticaria? Los tratamientos disponibles incluyen los antihistamínicos de segunda generación que no producen sueño por lo que pueden indicarse en dosis mucho más altas que las habituales (hasta 4 comprimidos por día), los antileucotrienes, los anticuerpos monoclonales que pertenecen a los llamados tratamientos biológicos y que neutralizan al anticuerpo de la alergia impidiendo la liberación de los componentes de la reacción alérgica. En tanto, los corticoides se deben indicar en forma ocasional y especialmente en emergencias, al igual que la adrenalina.

De esta forma, el especialista en alergias al evaluar el cuadro particular de cada paciente podrá brindarle herramientas para una mejor calidad de vida.

Por Dr. Leonardo Greiding, maestro de la Alergología Argentina. Director del Centro de Alergia a los medicamentos Dr. Enrique Mathov FUNDALER. MN: 24642

volver