Martes 12 de Diciembre de 2017

Registrate NEWSLETTER

Uno de los mayores problemas de la resistencia es que hay antibióticos que son vendidos a personas sin necesidad de receta. Carlos León/LN.
Utilizar antibióticos en animales sanos pondría en riesgo salud humana

Práctica sube riesgo de resistencia a medicamentos y pone en jaque tratamientos disponibles

Utilizar antibióticos en animales sanos pondría en riesgo salud humana

08/11/2017

Práctica sube riesgo de resistencia a medicamentos y pone en jaque tratamientos disponibles

El uso de antibióticos en el ganado para consumo humano podría hacer que muchas bacterias que afectan a las personas se vuelvan inmunes a los tratamientos. ¶ FOTOGRAFIA DE UN HATO GANADERO EN URUGUAY.

El uso de antibióticos en el ganado para consumo humano podría hacer que muchas bacterias que afectan a las personas se vuelvan inmunes a los tratamientos. ¶ FOTOGRAFIA DE UN HATO GANADERO EN URUGUAY.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamado este martes a los ganaderos e industria alimentaria para dejar de usar antibióticos en animales sanos y así evitar que las bacterias se hagan resistentes a estos.

Así se estableció al presentar las Guías de Uso de Antimicrobianos de importancia médica en animales productores de comida, documento en el que trabajaron médicos, farmacéuticos, veterinarios, agrónomos, virológos, microbiólogos, biólogos y especialistas en alimentación.

De acuerdo con la autoridad sanitaria mundial, el uso de antibióticos en animales contribuye a que aumente la resistencia a estos tratamientos médicos. Algunos tipos de bacteria que causan infecciones serias en seres humanos ya han "desarrollado fuerza" y se volvieron inmunes a los fármacos, por lo que los médicos deben buscar tratamientos más fuertes para combatir la infección (y corren el riesgo de quedarse sin opciones).

Según la OMS, el uso innecesario de antibióticos o antifúngicos en animales cuya carne o derivados son cosumidos por las personas es altamente preocupante. En algunos países, aproximadamente el 80% de los antibióticos utlizados en animales de consumo humano se le suministran a criaturas saludables y sin riesgo de contraer alguna infección.

La recomendación de la autoridad mundial es que solo se utilicen los antibióticos en animales ya enfermos, y que, de ser usados como medida preventiva, se haga para evitar las infecciones en animales cuando ya haya sido detectada una enfermedad en su misma manada o grupo. Esto es válido tanto para ganado vacuno, como para pollos, pescado, pavos y cualquier animal cuya carne o productos se utilicen para la alimentación humana.

Un estudio publicado este martes en la revista The Lancet Planetary Health indicó que intervenciones anteriores para frenar el uso indiscriminado de antibióticos en la industria alimentaria redujo en un 39% la cantidad de bacterias resistentes presentes en estos animales.

"La evidencia científica demuestra que el sobreuso de antibióticos en animales puede contribuir a un aumento de bacterias cada vez más resistentes a los medicamentos actuales", manifestó en un comunicado de prensa Kazuaki Miyaghisima, director del departamento de seguridad alimentaria y zoonosis de la OMS.

Ante esta situación, la petición de la OMS es buscar otras formas de prevenir las enfermedades en el ganado y crianzas de diferentes especies alimentarias. Dentro de ellas están ser más rigurosos con la higiene, aumentar la vacunación, y cambiar las prácticas a la hora de manipular la carne y productos.

Y, si fuera necesario utilizar antibióticos, la OMS sugiere utilizar los que están establecidos como "menos importantes", que son los que tienen menor impacto para la salud humana. Además, deben evitar a toda costa utilizar los que están señalados como "de alta prioridad y críticamente importante", pues están limitados a infecciones de seria gravedad en seres humanos.

Uno de los mayores problemas de la resistencia es que hay antibióticos que son vendidos a personas sin necesidad de receta. Carlos León/LN.

Uno de los mayores problemas de la resistencia es que hay antibióticos que son vendidos a personas sin necesidad de receta. Carlos León/LN.

¿Por qué se da la resistencia?

En su lucha por sobrevivir, las bacterias, hongos y otros microorganismos mutan para no sucumbir ante los medicamentos que usualmente las matan o impiden su reproducción.

Sin embargo, la forma más común se da cuando una persona no termina el tratamiento que se le indicó. Si la terapia se corta antes de su finalización, los microorganismos no habrán muerto, y, en lugar de esto, como método de supervivencia, se reproducirán más y encuentrarán las herramientas para fortalecerse y volverse inmunes a los antibióticos usuales.

Si la infección se complica, la persona no podrá tomar el mismo medicamento porque el patógeno no sucumbe ante el fármaco, por lo que se requerirán productos más fuertes y con más efectos secundarios, incluso, podría darse el caso de que lleguen a quedarse sin medicamentos que puedan ayudarles.

26.000 ticos dejaron de retirar antibióticos en la CCSS

También la resistencia puede surgir si el paciente bota los sobrantes de medicamentos en el lavabo o inodoro, pues estos pueden ir a dar a los ríos y ser consumidos por peces.

El uso de antibióticos en animales cuya carne o productos son parte de la alimentación humana no afecta la salud de los consumidores, pero sí aumenta las posibilidades de microorganismos resistentes a medicamentos.

¿Cómo? De acuerdo con un documento de la Agencia de Control de Alilmentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), cuando se les administra antibióticos a los animales utilizados para la producción de alimentos, pueden surgir bacterias resistentes y multiplicarse en el tracto intestinal del animal –al igual que sucede en los humanos–. Algunas de estas bacterias presentes en el animal pueden contaminar la superficie de su carne durante el procesamiento. Si la carne no se cocina bien para eliminar estas bacterias y si hay suficientes organismos presentes como para infectar a una persona, pueden provocar una enfermedad transmitida por los alimentos.

OMS revela lista de las superbacterias más peligrosas por su resistencia a los antibióticos

Si una enfermedad transmitida por algún alimento requiere el tratamiento con un antibiótico y las bacterias en dicho alimento son resistentes a ese antibiótico, puede incrementarse la gravedad de la enfermedad y llevar a mayores tasas de hospitalización o, en casos extremos, mayor riesgo de muerte. Esto no representa un mayor problema en quienes sí tienen un sistema inmunitario fuerte, pero sí lo es para quienes tienen las defensas debilitadas debido a alguna enfermedad, los niños pequeños y los adultos mayores.

En diferentes lugares del mundo ya se encuentran casos de bacterias resistentes a la colistina, un antibiótico que se usa para tratar infecciones en el intestino de los humanos, pero que, a su vez, también es utilizado en ganadería.

"Si no le prestamos atención a esto, podrá llegar el día en que nos quedemos sin opciones de tratamiento paralas infecciones", aseveró en un comunicado Tedros Adhanom, director general de la OMS.

Bacteria de la gonorrea se hace más resistente a antibióticos

En riesgo

El surgimiento de bacterias resistentes a medicamentos es una de las cosas que más preocupa a la comunidad científica.

En la última Conferencia Mundial de Periodismo Científico (WCSJ, por sus siglas en inglés), celebrada en San Francisco, California la semana pasada y del que La Naciónfue parte, el tema fue objeto de un panel de discusión.

Ramanan Laxminarayan, investigador del Centro Ambiental de Princenton –y quien estudia la resistencia a antibióticos desde 1995— fue claro en su ponencia: "el uso de antibióticos a nivel mundial aumentó un 36% entre 2000 y 2010. Suena poco, pero esto ha llevado a un aumento de resistencia. Hay gente utilizando antibióticos para tratar cosas como una gripe, cuando no le van a servir para esto, pero sí para aumentar la resistencia".

Y agregó: "estamos utilizando los antibióticos como solución primaria de salud, cuando más bien debería ser algo complementario, para los casos que no tienen solución con otro tipo de tratamiento".

Kevin Outter, investigador de la Universidad de la Universidad de Boston, añadió: "seamos claros. El útimo antibiótico de alto impacto se descubrió el año en que yo nací, en 1955, y el último que se encontró fue hace 33 años. Sí, sí hay noticias de nuevas sustancias con propiedades antibióticas que nos dan esperanza, pero puede ser que las investigaciones vean que no son seguros o eficaces. Mientras la FDA o la EMEA (Agencia Médica Europea) no digan que hay un nuevo antibiótico, es porque no hay".

¿Qué hacer? Los especialistas son claros: usar antibióticos en animales solo en casos calificados. No use antibióticos si no se lo recetaron. Y, si a usted le recetan un tratamiento con antibiótico, sígalo al pie de la letra, sin botarlo.

FUENTE  Irene Rodríguez

LA NACION.COM

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Seguimos en nuestras redes sociales

 

volver