Sabado 21 de Abril de 2018

Registrate NEWSLETTER

Trastornos mentales: advierten que 9 de cada 10 Apps que ofrecen métodos para curarlos no tienen aval científico

Existen cerca de 16 mil aplicaciones diferentes para tratar depresión, ansiedad y diferentes tipos de estrés. La gran mayoría no puede probar su eficacia

Trastornos mentales: advierten que 9 de cada 10 Apps que ofrecen métodos para curarlos no tienen aval científico

Existen cerca de 16 mil aplicaciones diferentes para tratar depresión, ansiedad y diferentes tipos de estrés. La gran mayoría no puede probar su eficacia

La sociedad líquida, como dijo Zygmund Bauman; la sociedad del aquí y ahora en la que nos toca vivir plantea la idea de la felicidad como si se tratara de un mandato. Hace sentir la obligación de disfrutar de la vida, aunque, en lo más íntimo de nuestro ser esto no suceda. Por eso para una persona que puede estar atravesando una situación difícil, o de tristeza profunda, recurrir a alguna app o a Internet, donde abundan las soluciones mágicas para salir de la ansiedad, la depresión o el estrés, puede ser una forma de caer en la trampa.

El binomio tecnología y salud viene creciendo en forma exponencial desde hace algunos años. Quién no ha escuchado a algún médico despotricar cuando un paciente llega al consultorio afirmando que tiene tal dolencia porque coincide con algo que leyó en Internet. En el universo de aplicaciones que se pueden descargar en el celular la oferta es amplia: se estima que hay 16.000 apps orientadas a la salud mental.

Con una simple búsqueda se puede ver que de las diez enfermedades más consultadas en Google, tres corresponden al ámbito de la salud mental. Sin embargo, advierten especialistas, muchas de las soluciones que están a pocos clicks de distancia no suelen tener aval científico.

Un estudio reciente del investigador Stephen Schueller, profesor de Northwestern’s Center for Behavioral Intervention Technologies le puso un número al problema: 9 de cada 10 aplicaciones de salud mental disponibles para dispositivos no tienen una investigación que las avale.

“El gran riesgo es que una persona con un trastorno de ese tipo es muy vulnerable, por eso debería haber una validación de estas herramientas, que bien utilizadas pueden ser muy efectivas”, advierte Andrés Roussos, director del equipo de Investigación en Psicología Clínica de la Universidad de Belgrano e investigador del CONICET.

 

Deporte con apps

“La tecnología permite llegar a una cantidad de gente que antes no había forma. No viene a reemplazar a los profesionales, si no a apoyarlos. Hay apps para tratar problemáticas específicas, como puede ser una rehabilitación cognitiva, resolución de situaciones. Estas tecnologías no compiten con el tratamiento persona a persona, pero sí lo complementa y tiene una capacidad de llegar que no imaginamos”, añade el especialista.

Científicos de distintas partes del mundo llevan años investigando el impacto que tienen estos nuevos recursos tecnológicos para tratar patologías psíquicas. En septiembre de 2017, investigadores del Australia’s National Institute of Complementary Medicine (NICM), Harvard Medical School, la Universidad de Manchester y el instituto Black Dog de Australia, publicaron un trabajo en el que evaluaron la eficacia de aplicaciones móviles como herramientas de autoayuda para tratar la depresión. Del trabajo participaron 3.400 hombres y mujeres entre 18 y 59 años con síntomas de depresión profunda y moderada, desorden bipolar, ansiedad e insomnio. Esta investigación, que se publicó en la revista World Psychiatry concluyó que estas apps redujeron los síntomas de depresión, lo que sugiere que estas nuevas terapias digitales pueden ser útiles para tratar estas patologías.

Joseph Firth, autor del trabajo, consideró que era un hallazgo importante que presenta una nueva oportunidad de brindar ayuda accesible y económica para pacientes que de otra manera no tendrían posibilidad de tratamiento.

“Estas aplicaciones ofrecen una gran oportunidad, porque pueden llegar a una mayor cantidad de población que la terapia tradicional. En la Argentina, para las personas que viven en el interior del país no es fácil acceder a la salud mental. Por eso es importante prestar atención a qué app o página se recurre”, añade Roussos.

La categoría “autoayuda” lleva años en el mercado, en diferentes formatos. Hemos vistos muchos libros sobre esta temática convertidos en auténticos best sellers. “Ante la angustia, la gente busca una respuesta. No necesariamente tiene que ver con pedir ayuda a un profesional. Un libro de autoayuda, una web o una app puede ayudar un poquito, pero al día siguiente vuelve el síntoma”, explica la licenciada Diana Litvinoff, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina. “La gente busca una solución y lo más rápido y a mano es Internet. Pero es importante que en ese momento de angustia tenga la sabiduría de consultar con un profesional”, remarca la especialista. “La salud mental nos enfrenta a nuestro peores fantasmas y horrores. Admitir que tenemos un problema y pedir ayuda puede resultar un autoengaño si la app no está validada”, dice Roussos.

Es que, por su proximidad y facilidad de uso, la tecnología tiene mucho potencial para reforzar alguna terapia, pero el contacto y el vínculo con otras personas no deben dejarse de lado. “La salud mental necesita el contacto con otro, evitar el aislamiento. Hay tecnologías que se están utilizando, por ejemplo, en talleres de memoria, con juegos on line, pero se utilizan en el marco de talleres grupales. En patologías infantojuveniles, se usan para aprender jugando. Pero no suplanta lo vincular, que es muy importante. En ensimismamiento en salud mental es un factor agravante”, explica el doctor Horacio Vommaro, jefe de Salud Mental de Ineba.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Seguimos en nuestras redes sociales

 

 

volver