Sabado 23 de Septiembre de 2017

Registrate NEWSLETTER

¿Cuáles son las lesiones frecuentes en el golf?

El golpe de swing en el golf es muy exigente desde el punto de vista físico por lo cual se recomiendan ciertos hábitos para prevenir que se produzcan lesiones.

¿Cuáles son las lesiones frecuentes en el golf?

El golpe de swing en el golf es muy exigente desde el punto de vista físico por lo cual se recomiendan ciertos hábitos para prevenir que se produzcan lesiones.

El golf, al igual que muchos deportes, necesita de una técnica adecuada para reducir las posibilidades de que aparezcan lesiones. En la práctica de golf, la mayoría de estas lesiones pueden afectar la muñeca, codo y hombro y están relacionadas con el golpe en sus distintos momentos.

En los jugadores que practican el deporte profesionalmente, las lesiones más serias se pueden presentar en la muñeca izquierda aunque también suelen manifestarse en el hombro izquierdo, mano izquierda, pulgar izquierdo y codo derecho.

En los aficionados, el miembro más afectado habitualmente es el codo izquierdo, seguido de la muñeca izquierda, hombro izquierdo y, por último, el codo derecho.

La ejecución del swing se divide en tres partes, las cuales involucran distintos partes del cuerpo según el movimiento que implican: elevación del palo, impacto y continuación del movimiento.

Elevación del palo: esta fase comprende rotación de hombros, tronco, cadera y rodillas; desviación radial de la muñeca izquierda antes de iniciar el swing; hiperabducción del pulgar izquierdo (en diestros) y dorsiflexión de la muñeca derecha. Los puntos de tensión son sobre la muñeca, el codo y el hombro.

Impacto: en este momento, en el cual el jugador comienza a golpear la pelota, la muñeca derecha se coloca en máxima dorsiflexión y el pulgar izquierdo en hiperabducción. Además, el nervio cubital, el codo derecho y los flexores del antebrazo se estiran (elongan) y la cadera izquierda rota. Al momento del impacto, aparece una compresión sobre la muñeca derecha y la masa de extensores en el codo izquierdo se contrae.

Continuación del movimiento: durante este período de tiempo, que ocurre luego del impacto, el antebrazo izquierdo se supina, el antebrazo derecho se prona, las regiones de la columna lumbar y cervical rotan y se hiperextienden, se completa la rotación de la cadera y se produce un cambio del peso corporal hacia el lado izquierdo del cuerpo, con rotación de rodillas a la izquierda e inversión del tobillo izquierdo.

Las lesiones ocasionadas por el swing del golf pueden ocurrir en cualquiera de las fases antes mencionadas. En los jugadores profesionales, se observa que la muñeca y el hombro son las zonas más afectadas durante la elevación del palo. Durante el impacto, la muñeca es el miembro más afectado, seguida del codo y la mano. En la continuación del movimiento, última fase, se afectan mayormente el hombro y el codo. En general el mecanismo es debido a un exceso de práctica, provocando síndrome de sobrecarga.

En jugadores aficionados, la incidencia es diferente siendo el codo el más afectado debido a la mala técnica de ejecución del swing o cuando le pegan al piso dado que el mismo absorbe la transmisión del golpe.

Al momento de tratar estas lesiones, la mayoría de las veces alcanza con el reposo. Si esto no es suficiente, el complemento con la fisioterapia puede ayudar a alcanzar la recuperación. Como última medida, se utilizan los medicamentos e infiltraciones. Todas estas fases deben estar previamente indicadas y supervisadas por un especialista quien hará el correcto diagnóstico de la lesión y determinará el tipo de tratamiento adecuado como así también en qué momento se puede retornar a la actividad con el fin de evitar que la lesión se haga crónica.

Estas son las lesiones más comunes en la práctica del golf:

Fractura del gancho del ganchoso: es un hueso fino y alargado cuya función es proteger la superficie palmar de la mano. La lesión se produce cuando la empuñadura golpea contra el hueso. Se presenta con dolor en la muñeca y a la presión del gancho, y debilidad en la prensión. Las radiografías simples muy pocas veces muestran la lesión. En esos casos, es necesaria la tomografía.  Puede presentar síntomas de lesión del nervio cubital y del flexor profundo de los dedos (tendinitis). Con fracturas no desplazadas, se inmoviliza por 6 semanas. En algunos casos puede llegar a requerir tratamiento quirúrgico.

Enfermedad de De Quervain: es una alteración muy frecuente, en general como consecuencia de una práctica repetitiva en profesionales. Diagnostico mediante la prueba de Finkelstein. Esta prueba reproduce el gesto del golpe de la bola. En las fases de preimpacto e impacto se provoca una tensión repetitiva y sinovitis.

Artritis traumática: frecuente en las pequeñas articulaciones de la mano.

Epicondilitis y epitrocleitis: son lesiones que se observan en deportes con uso de raqueta, lanzamiento. La epitrocleitis conocida como codo de golfista, normalmente afecta el codo derecho de los jugadores diestros. Esta patología suele estar causada por golpear desde arriba. Puede acompañarse de una compresión del nervio cubital en el codo.

Existen algunos consejos de prevención para muchas de estas lesiones. En primer lugar, la corrección de la técnica al realizar el golpe de swing. Muchas veces, un ejercicio mal realizado, puede generar una lesión. La utilización del equipo adecuado para realizar el deporte también es de suma importancia. En tercer lugar, se recomienda elongar antes y después de realizar el deporte con protocolo de ejercicios precisos para este deporte.

Evitar la fatiga y cansancio muscular. No continuar con la actividad cuando se presenta una molestia permanente o más aún si existe un dolor limitante.

ES muy importante NO alterar el mecanismo indicado para la ejecución golpe con la intención de defender la zona de dolor ya que eso traerá aparejado la alteración de la biomecánica del miembro superior pudiendo producir mayores lesiones de otras articulaciones y grupos musculares.

 Por último, y a modo de complemento, es aconsejable un entrenamiento cardiovascular que mejore la resistencia.

Por: Dr. Carlos J. Lupotti, Médico Traumatólogo Especialista en Cirugía de Mano y Reconstructiva de Miembro Superior, MN 82204. Miembro de CLIMBA (Clínica para el diagnóstico y Tratamiento de patología de hombro, codo y mano de Buenos Aires).

 

 

volver