Sabado 23 de Septiembre de 2017

Registrate NEWSLETTER

LIBERARSE

Qué significa liberarse? Podemos pensar en liberarnos de ataduras, nudos, miedos, enojos, relaciones toxicas, dependencias.  Probablemente todas tienen una estrecha relación entre sí, y el MIEDO  sea la variable principal.

LIBERARSE

Qué significa liberarse? Podemos pensar en liberarnos de ataduras, nudos, miedos, enojos, relaciones toxicas, dependencias.  Probablemente todas tienen una estrecha relación entre sí, y el MIEDO  sea la variable principal.

El MIEDO es una emoción inherente al ser humano, ante una amenaza de peligro.  El miedo nos lleva a desconfiar, a dudar, a cerrarnos y limitar nuestras acciones y relaciones en un pequeño espacio buscando seguridad. Espacio que por un tiempo nos es útil, pero  no dura para siempre.  La seguridad defendida en algún momento de nuestra vida se contrapone con la satisfacción, los estímulos que inicialmente agradaban, luego dejan de hacerlo y comienzan a generar malestar, aburrimiento, enojos, ya no son suficientes y uno ve el tiempo pasar y la vida va perdiendo sentido, aumentado la disconformidad con uno mismo, con los demás y con el mundo.

Frente a una amenaza de peligro podemos reaccionar con la acción necesaria para preservarnos, o quedarnos paralizados sin saber qué hacer. 

Plantearse cambios despierta el miedo que estaba en las sombras, sumando a los malestares anteriores, sensaciones físicas como aumento de adrenalina, vértigo, ansiedad, cuyo exceso puede convertirse en Ataque de pánico o Depresión, trastornos tan frecuentes en la actualidad. El cuerpo gasta en esto un importante monto de energía, que si no es liberada adecuadamente generará un estado de estrés crónico y desánimo.

Al liberarnos del miedo podremos tener relaciones más satisfactorias, más profundas, podremos vivir con mayor plenitud, comprender la vida con más claridad y visión, estaremos abiertos/as al mundo dispuestos a aprender, aprehender y gozar todo lo que el mundo nos ofrece.  Podremos elegir lo que deseamos y vivir en armonía con los demás.

Es necesario reconocer nuestros miedos y aceptarlos siendo amables con nuestro pasado y con nosotros mismos.  Es necesario animarnos a experimentar las emociones, tanto displacenteras como placenteras, en ellas se encuentra la fuente de la creatividad, la fuente de la vida y de la espiritualidad.  Y luego,  es necesario ponernos en movimiento para abrir puertas que nos muestren otros modos de ver, de vivir,  donde podamos expresarnos, desplegar todos nuestros potenciales y ser.

Por Paula Aleman. Lic. en Psicología (UBA)

N°: 27.108

paula.aleman@meamomecuido.com

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA: Christopher Hansard: “El arte tibetano de la serenidad”

 

 

volver