Sabado 25 de Noviembre de 2017

Registrate NEWSLETTER

Biodanza

Un sistema de integración afectiva, renovación orgánica y reaprendizaje de las funciones originarias de la vida, basado en vivencias inducidas por la danza, la música y situaciones de encuentro en grupo

BIODANZA: Un sistema integrador por excelencia

Rolando Toro, psicólogo chileno especializado en Antropología Médica, encuentra a partir de su experiencia personal y de su trabajo en salud mental, un instrumento basado en movimientos, gestos, la expresión de los sentimientos, con un lenguaje universal, la música, todo lo cual genera en el cuerpo sensaciones de profundo placer, éxtasis, manifestaciones del erotismo, de la fraternidad, de la creatividad, del ímpetu vital.  Un instrumento capaz de integrar cuerpo, alma y pensamiento.

A partir de ahí crea el sistema de Biodanza: “un sistema de integración afectiva, renovación orgánica y reaprendizaje de las funciones originarias de la vida, basado en vivencias inducidas por la danza, la música, el canto y situaciones de encuentro en grupo”.

Propone activar, mediante ciertas danzas estructuradas a partir de gestos naturales del ser humano, potenciales afectivos y de comunicación que nos conecten y nos posibiliten alcanzar un estado de integración con nosotros mismos, con nuestros semejantes, con la naturaleza y el universo.

Cuando Rolando Toro habla de danza, se refiere a un movimiento vivencial, profundo, movimiento de vida, ritmo biológico, ritmo cardíaco y de la respiración, impulso de vinculación a la especie, movimiento de intimidad, una danza orgánica que responda a los padrones de movimiento que originan la vida, movimientos que restauren el sentido vinculante.

Inconciente vital

 R. Toro introduce el concepto de Inconciente Vital para referirse a la cognición celular, como una forma de psiquismo de los órganos, tejidos y células, que responde a un sentido global de autoconservación, que coordina las funciones de regulación orgánica y la homeostasis, y que posee una gran autonomía respecto de la conciencia y del comportamiento humano.  El inconciente vital se manifiesta a través del humor endógeno y del estado cenestésico de bienestar o malestar y el estado global de salud.  Este concepto abre la posibilidad de acceder a los estratos más profundos de la naturaleza humana, a aquello que se encuentra en sintonía con el movimiento del universo, esa tendencia cósmica que genera vida, de acuerdo con el Principio Biocéntrico.   El inconciente vital genera las afinidades, instintos, vivencias, estados de humor, sensaciones corporales, todo aquello que surge sin intervención del pensamiento.  La vivencia es la vía directa al Inconciente vital y la Biodanza es la “vía regia” para inducir vivencias.

Vivencia

La vivencia, base metodológica de la Biodanza, consiste en una experiencia vivida con gran intensidad por un individuo en el momento presente, en el lapso de tiempo ”aquí  y ahora”, y produce efectos cenestésicos, emocionales y orgánicos.  Los ejercicios de Biodanza estimulan el inconciente vital y la expresión de los potenciales humanos a través de la deflagración de vivencias.  

En cada momento del vivenciar interviene la totalidad de una persona, su historia, sus aprendizajes, sus experiencias, se integran el pasado y el presente, los psíquico y lo somático, el instinto y el sentimiento, el ser y el mundo.  

Los potenciales humanos se expresan a través de cinco líneas de vivencias: VITALIDAD, AFECTIVIDAD, CREATIVIDAD, SEXUALIDAD Y TRASCENDENCIA.  El desenvolvimiento de estos potenciales conduce a un proceso de integración, alcanzando un estado de armonía y plenitud. 

LA BIODANZA INDUCE CAMBIOS ORGÁNICOS Y EXISTENCIALES MEJORANDO EN FORMA PROGRESIVA NUESTRA CALIDAD DE VIDA!

Lic. Paula Alemán

Psicóloga

Profesora de Biodanza

volver


Palabras claves: me amo me cuido, portal de salud, cuidado personal, cuidado del cuerpo, nutrición, mente y espíritu, estilo de vida, TACC, SIN TACC

Diseño y Alojamiento www.360webfacil.com - Email Marketing www.360webnews.com