Lunes 17 de Diciembre de 2018

Registrate NEWSLETTER

NACE EL PRIMER NIÑO CON ADN DE TRES PERSONAS

La revista New Scientist acaba de publicar en exclusiva la notica del nacimiento del primer bebé con ADN procedente de tres personas mediante la técnica de transferencia del huso mitótico.

 

NACE EL PRIMER NIÑO CON ADN DE TRES PERSONAS

La revista New Scientist acaba de publicar en exclusiva la notica del nacimiento del primer bebé con ADN procedente de tres personas mediante la técnica de transferencia del huso mitótico.

La revista New Scientist acaba de publicar en exclusiva la notica del nacimiento del primer bebé con ADN procedente de tres personas mediante la técnica de transferencia del huso mitótico. El pequeño nació libre de una enfermedad hereditaria fatal gracias a una técnica que permite generar embriones con copias del genoma nuclear de los progenitores y el ADN mitocondrial de una donante.

Las enfermedades de herencia mitocondrial son aquellas provocadas por alteraciones en el ADN localizado en las mitocondrias. Este ADN se transmite por la vía materna, de madre a hijos, ya que en la formación del embrión el óvulo materno es el que contribuye con las mitocondrias. En este caso, los progenitores, una familia de Jordania, habían descubierto que la madre era portadora de mutaciones en un gen mitocondrial responsable del síndrome de Leigh, enfermedad neurológica progresiva fatal. Los dos primeros hijos de la pareja habían fallecido por este síndrome, a los 6 años y  8 meses.  El porcentaje de mitocondrias con ADN mutante en la madre era el suficiente como para que ella no presentara síntomas de la enfermedad. No obstante, la probabilidad de transmitir la mutación a la descendencia era muy elevada.

Buscando una solución, la familia solicitó la ayuda del equipo de John Zhang, en el New Hope Fertility Center de Nueva York, dedicado a la investigación de técnicas para evitar las enfermedades causadas por mutaciones en ADN mitocondrial.

En la actualidad se consideran dos métodos principales para llevar a cabo reemplazo mitocondrial. En el primero de ellos, conocido como transferencia de pronúcleos, se fecundan en paralelo, un óvulo de la madre portadora de mutaciones en el ADN mitocondrial y un óvulo de la donante con ADN mitocondrial normal con esperma del padre. Tras la fecundación, el núcleo de cada óvulo se fusiona con el núcleo del espermatozoide, formando un pronúcleo. A continuación, se elimina el pronúcleo generado en lo que era el óvulo de la donante y se le introduce el pronúcleo de la célula de la madre.

La transferencia de pronúcleos requiere de la generación y destrucción de dos embriones para obtener uno diferente, lo que suponía un conflicto para los padres, ambos musulmanes, por lo que los investigadores utilizaron el otro método, conocido como transferencia del huso mitótico. En este caso, se parte de óvulos no fecundados de la madre y la donante. Se extrae el huso mitótico, con el material hereditario nuclear del óvulo de la donante y se inserta el correspondiente del óvulo de la madre, de forma que el óvulo resultante tiene las mitocondrias sanas de la donante y el material nuclear de la madre. Posteriormente, se fecunda el óvulo con el esperma del padre. En cualquiera de los dos métodos se estima que alrededor de 1% del ADN mitocondrial materno (y con mutaciones) puede ser arrastrado con el material hereditario nuclear. Sin embargo, se considera que estos niveles son lo suficientemente bajos como para no generar enfermedad.

Utilizando la transferencia del huso mitótico el equipo de Zhang generó cinco embriones, de los cuales únicamente uno se desarrolló normalmente y fue implantado en la madre. Tras analizar las mitocondrias del bebé, nacido sano nueve meses después, los investigadores detectaron la mutación en menos de 1% de las mitocondrias. Además, al tratarse de un varón, no hay peligro de que transmita mitocondrias con mutaciones a la siguiente generación.

Dado que los métodos de reemplazo mitocondrial no han sido aprobados todavía en Estados Unidos el procedimiento fue llevado a cabo en México, lo que ha generado cierta controversia en términos de seguridad. De momento, el niño no muestra signos de la enfermedad, aunque su estado de salud deberá ser analizado periódicamente.

De momento, desde 2015, Reino Unido es el único país en el que están aprobadas las técnicas de reemplazo de mitocondrias, aunque únicamente en casos concretos. Una técnica similar en la que se transferían mitocondrias sanas al ovocito materno había sido utilizada previamente hace unos años para intentar hacer frente a casos en los que se producían fallos repetidos en la fecundación in vitro. No obstante, fue prohibida en EE.UU. hace quince años. Además, en estos casos, que llevaron a las primeras personas con ADN de tres progenitories, no se prevenía la aparición de enfermedades heredadas del ADN mitocondrial materno, ya que los embriones resultantes tenían poblaciones de mitocondrias mezcladas.

Hace unos meses el Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. emitía un informe en el que se concluía que la investigación de las técnicas de reemplazo  mitocondrial es éticamente permisible y en el que se recomendaba aprobar las terapias con mitocondrias de donantes.

De momento, la investigación ha sido publicada en el libro de comunicaciones en póster del congreso de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva que se celebrará el próximo octubre en Utah.

 

Fuente: Revista New Scientist

volver