Domingo 16 de Diciembre de 2018

Registrate NEWSLETTER

APRUEBAN PARA SU USO EL PRIMER PÁNCREAS ARTIFICIAL AUTOMÁTICO DEL MUNDO

Se trata de una bomba de insulina que se conecta de forma inalámbrica con un sensor subcutáneo que mide el nivel de azúcar en sangre, y que es capaz de ir inyectando las dosis necesarias de insulina de forma continua y automática.

APRUEBAN PARA SU USO EL PRIMER PÁNCREAS ARTIFICIAL AUTOMÁTICO DEL MUNDO

Se trata de una bomba de insulina que se conecta de forma inalámbrica con un sensor subcutáneo que mide el nivel de azúcar en sangre, y que es capaz de ir inyectando las dosis necesarias de insulina de forma continua y automática.

La vida de los enfermos de diabetes tipo 1, que dependen de inyecciones de insulina para tenerla controlada, puede volverse más fácil gracias al MiniMed 670G. Se trata de una bomba de insulina que se conecta de forma inalámbrica con un sensor subcutáneo que mide el nivel de azúcar en sangre, y que es capaz de ir inyectando las dosis necesarias de insulina de forma continua y automática sin que el paciente tenga que estar pendiente de ello.

Eso sí, sigue siendo necesario que estime la cantidad de hidratos de carbono que va a ingerir con las comidas para indicárselo a la bomba y que esta compense esa ingesta, igual que tienen que hacer ahora con los pinchazos. Pero el que la bomba pueda funcionar en automático es un enorme avance. Además, según el fabricante, el algoritmo que gobierna su funcionamiento va aprendiendo cosas acerca del usuario con el tiempo, lo que le permite hacer ajustes mucho más finos que el habitual “si tiene tanto azúcar de más, hay que inyectar tal cantidad de insulina”.

Los pacientes que han participado en el estudio clínico previo a su aprobación por parte de la autoridad sanitaria de EE UU (FDA) han conseguido bajar su nivel de A1C (hemoglobina glucosilada), un indicador a largo plazo del nivel de azúcar en sangre, y han conseguido reducir en un 44 por ciento y en un 11 por ciento el tiempo que pasan con niveles bajos y altos de azúcar respectivamente frente a los valores obtenidos cuando se controlaban el nivel de azúcar en modo manual.

No es la solución definitiva, ya que el sensor hay que cambiarlo cada semana y hay que hacer calibraciones periódicas, aunque el tubo mediante el que la bomba inyecta la insulina puede quedarse puesto entre dos y tres años; la bomba es además sumergible, con lo que llevarla siempre puesta, aunque no deje de ser un engorro, es más llevadero.

Aprobado para su uso el primer páncreas artificial automático del mundo

FUENTE (www.diagnosticnews.com.ar)

 

 

 

 

 

volver