Viernes 24 de Noviembre de 2017

Registrate NEWSLETTER

ARGENTINOS PREMIADOS, POR CREAR APLICACIÓN PARA DIAGNOSTICAR ESQUIZOFRENIA.

 

ARGENTINOS PREMIADOS, POR CREAR APLICACIÓN PARA DIAGNOSTICAR ESQUIZOFRENIA.

8-8-2016

INFORMACIÓN  VALIOSA PARA EL CUIDADO  Y PREVENCIÓN DE LA SALUD.

Cuando un cardiólogo necesita saber el estado de su paciente puede encargarle un electrocardiograma o una ergometría para conocer su resistencia cardíaca. Una muestra de orina y otra de sangre le bastan a un médico clínico para diagnosticar decenas de distintas patologías. ¿Y si existiera un test que le permitiera a una psiquiatra predecir con exactitud de laboratorio las probabilidades que tiene un paciente de desarrollar esquizofrenia o psicosis a través del análisis de lo que dice y cómo lo dice?

Hasta hoy, las enfermedades ligadas a desórdenes psiquiátricos son abordadas y diagnosticadas por entrevistas semi estructuradas que manejan los psiquiatras, pero que distan de ser 100% efectivas en diagnósticos. “La propuesta es poder contar con una prueba que sea algo así como un laboratorio de la mente”, presenta el proyecto el investigador del CONICET y ex director del Departamento de Computación de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, Diego Fernández Slezak que, junto a su alumno Facundo Carillo, son los dos únicos científicos argentinos entre 24 investigadores latinoamericanos elegidos por Google para recibir una beca anual de investigación para realizar sus trabajos.

El cruce entre neurociencias y computación es el terreno que Slezak investiga desde hace muchos años. En el 2015, junto a un equipo de la UBA, logró la publicación el paper Automated analysis of free speech predicts psychosis onset in high-risk youths en la revista científica Nature donde demuestran la importancia de contar con herramientas que permitan el análisis automatizado del lenguaje combinado con Maching Learning

El método para hacerlo es el análisis semántico y sintáctico que busca cierta coherencia y marcadores sintácticos de discurso. El estudio se hizo sobre 35 pacientes examinados por período de 2.5 años. Cinco de ellos manifestaron más tarde rasgos de psicosis, que en la totalidad de los casos fueron pre diagnosticados con este método con un 100% de efectividad. El estudio, que Slezak aclara es limitado en número pero sirve para encarar investigaciones más amplias, demostró la utilidad que generaría contar una herramienta de análisis del discurso automatizada para medir cambios de estado mental clínicamente relevantes. Los desarrollos de los últimos años en ciencias de la computación y el incremento en el poder de cómputo, incluído la mejora en el procesamiento del lenguaje natural, podrían brindar la base para futuros test clínicos objetivos para la psiquiatría.

Así, el objetivo que guía el trabajo de la dupla científica pretende dotar a un sistema informático de inteligencia que la vuelvan capaz de leer (y traducir a un lenguaje de vectores) en un texto no sólo palabras, sino también estados anímicos, partiendo de hipótesis previas.”Si estamos ante una persona esquizofrénica, tal vez nosotros no sepamos de psiquiatría como para diagnosticar el cuadro, pero podemos darnos cuenta de que esa persona tienen algún tipo de trastorno. Si los humanos podemos notar la diferencia, la computadora debería poder hacerlo”, explica. No es la primera vez que el trabajo de Slezak es distinguido. En el año 2014 ya había sido ganador de una beca de Microsoft para sus investigaciones que cruzan la informática con las neurociencias.

Para el científico poder analizar la creciente información que las personas producimos y compartimos en la web, puede transformarse en una herramienta de información valiosa para, por ejemplo, el cuidado y prevención en la salud o el ámbito de la educación, entre otros campos. “Los experimentos de neurociencias que se realizan con seres humanos en laboratorios tienen la lógica limitación de que el número de individuos es acotado. Hoy, con Internet, tenemos a miles de millones de personas produciendo cómputo, al realizar toda una serie de actividades que son producto del pensamiento humano. Buena parte de esa actividad -traducida en texto- se vuelca en un gigantesco repositorio al que yo puedo acceder y analizar”, En el futuro puede ser que mientras uses Facebook o Twitter o la herramienta que exista esta te advierta que por tu modo de expresarte quizás explica el científico.

Ciencia latinoamericana. El galardón para el equipo argentino de científicos se dio a conocer en el marco del anuncio de 24 proyectos de investigación ganadores de la tercera edición de los PremiosGoogle de Investigación para América Latina, que busca fomentar la investigación avanzada en Ciencias de la Computación, Ingeniería y disciplinas afines. El reconocimiento consiste en una beca mensual a parejas de investigadores -estudiantes de doctorado y sus profesores (1200 y 700 dólares, respectivamente)-, para llevar a cabo sus propuestas de proyecto.

El anuncio se realizó este miércoles en un evento en el Centro de Ingeniería de Latinoamérica que Google mantiene en Belo Horizonte en el que asistieron investigadores que a la fecha han recibido este reconocimiento iniciado en el año 2013. Berthier Ribeiro Neto, director del Centro, señaló la calidad de las propuestas recibidas: “Una de las cosas que descubrimos es que nuestro mundo académico no vive en una burbuja; gran parte de los investigadores latinoamericanos están enfocados en la búsqueda de soluciones para resolver problemas reales de nuestra región”.

Como el de los científicos de la UBA, muchos de los proyectos premiados pertenecen al área de salud: el Profesor Mirko Zimic (Universidad Peruana Cayetano Heredia) propone facilitar el diagnóstico de la tuberculosis en lugares de bajos recursos mediante el uso de smartphones e inteligencia artificial, mientras que el Profesor Edgar Emmanuel Vallejo Clemente (Instituto Tecnológico de Monterrey) investiga un modelo de predicción del Zika usando información de redes sociales y contacto vectorial. La Profesora Catalina Elizabeth Stern Forgach (Universidad Autónoma de México), ganadora de losPremios 2015, recibió una extensión para continuar trabajando en el desarrollo de un biosensor dual que permite la medición de glucosa e insulina, para la detección y monitoreo de la diabetes.

Otros proyectos, como los dos de la Universidad de Chile, abordan temas vinculados a la informática. El Profesor Gonzalo Navarro investiga la compresión de datos, mientras que Eric Tánter aborda temas de seguridad en los lenguajes de programación. El Profesor colombiano Pablo Arbelaez de la Universidad de los Andes, ganador del 2015 y de esta edición, investiga el reconocimiento facial de gestos por parte de las computadoras. Este año un comité de científicos y ejecutivos evaluó 473 propuestas provenientes de instituciones de toda la región, un incremento del 57% respecto de los proyectos recibidos en 2015. El Fondo de Premios de este año ascendió a USD 600,000, duplicando el presupuesto destinado el año pasado.

Fuente La Nación

volver