Domingo 16 de Diciembre de 2018

Registrate NEWSLETTER

 

OLA DE CALOR: GUARDIAS YA REGISTRAN CASOS DE DESHIDRATACION Y FIEBRE EN LOS NIÑOS

La Provincia advierte sobre los riesgos en la salud de la población. El sistema sanitario está preparado para asistir eventuales emergencias. Se espera que mañana la temperatura supere los 35 grados, una marca inusual para la primavera. 

 

Salud difunde medidas generales de prevención
OLA DE CALOR: GUARDIAS YA REGISTRAN CASOS DE DESHIDRATACION Y FIEBRE EN LOS NIÑOS

La Provincia advierte sobre los riesgos en la salud de la población. El sistema sanitario está preparado para asistir eventuales emergencias. Se espera que mañana la temperatura supere los 35 grados, una marca inusual para la primavera. 

La provincia de Buenos Aires sufre una ola de calor inusitada para esta época del año. Noviembre, el mes primaveral por excelencia, se convirtió en estos días en un verano ardiente y temprano. Las temperaturas alcanzaron hoy los 34 grados y se prevé que mañana superen los 35.

 Frente a este panorama, el ministerio de Salud de la Provincia recomienda a la población extremar las medidas de prevención y anuncia que tanto las guardias hospitalarias como el sistema de emergencias están en estado de alerta para asistir eventuales casos de pacientes afectados por el calor.

“La ausencia del clima primaveral genera que todavía no nos acostumbremos a este clima de verano y, entonces, es cuando más puede afectarnos el calor”, se afirmo desde  el ministro de Salud, y  se destacó que hay tres cuestiones fundamentales a tener en cuenta para enfrentar la ola de calor: “Todas las personas deben prestar atención a estar hidratadas durante todo el día, consumir comidas livianas y frescas y no exponerse directamente al sol en los horarios críticos ni realizar esfuerzos físicos al aire libre durante esas horas, que van de las 10 a las 16”.  

 El ministro advirtió que “en especial hay que cuidar a los niños, que sufren el calor y lo estamos viendo con el incremento de algunos casos relacionados en nuestros hospitales”.

En la provincia de Buenos Aires rige en este momento el alerta amarilla por la ola de calor, establecida hoy por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y que consiste en el segundo grado de advertencia en una escala de cuatro categorías. El pico máximo de temperatura se producirá en estos días, con máximas de 35 grados.

Otro dato importante para tener en cuenta, es que las excesivas temperaturas están acompañados de un fuerte aumento en la intensidad de la radiación solar ultravioleta.

AUMENTO DE CONSULTAS

En los hospitales de la Provincia ya se registra un incremento en el aumento de consultas en guardias y consultorios por consecuencias del excesivo calor. Y también están viéndose casos de niños con enfermedades respiratorias, comunes en esta época del año, que sumadas al excesivo calor se complican con síndromes febriles.

En estos días las consultas en guardias y consultorios externos de los hospitales provinciales se incrementaron en aproximadamente un 20 por ciento, como consecuencia directa de los casos de deshidratación, síndrome febril y golpes de calor, que afectan sobre todo a las personas en las etapas extremas de la vida: la infancia y la ancianidad.

En el hospital provincial de Niños de La Plata las consultas se incrementaron en más de un 20 por ciento y hay 2 bebés internados con cuadros de deshidratación aguda. También se presentan casos con síndromes febriles que complican cuadros respiratorios de base. Es decir: un niño con un típico cuadro de congestión (resfrío, moco y garganta irritada) puede levantar fiebre o deshidratarse fácilmente debido a las altas temperaturas. También pueden sufrir diarreas y hay que tener en cuenta que un golpe de calor puede generar una falla renal.

“Los bebés manifiestan las consecuencias del golpe de calor con tendencia al sueño, apatía, pocas ganas de comer, ausencia de sed y cuadro febril. Ante cualquiera de estos síntomas debe realizarse una consulta médica”, afirmó la doctora Elisa Chiapa, del hospital provincial San Roque de Gonnet. Y en el caso de los ancianos es habitual que se manifiesten dolores de cabeza, decaimiento general e hipotensión, como principales síntomas.

En tanto, en el hospital provincial Petrona V. de Cordero de San Fernando el 25 por ciento de las consultas pediátricas atendidas en estos días están relacionadas a cuadros que pueden ser agravados por la ola de calor: niños menores de cinco años con enfermedades respiratorias como faringitis y laringitis, síndromes gripales y diarreas.

 Los niños suelen llegar a las guardias con grastroenteritis, fiebre, vómitos y signos de deshidratación. La mejor prevención para evitar estos cuadros es ofrecerles líquidos en forma frecuente, aún cuando no manifiesten sentir sed. “Los chicos suelen moverse mucho y si los mayores no les ofrecen líquidos pueden pasar muchas horas sin tomar nada, hecho que los expone a la deshidratación”, destacó que Reinaldo Reimondi, director del hospital de Niños de La Plata.

Los niños deben tomar pecho (si son lactantes) o líquido con más frecuencia, mojarlos, evitar que se expongan al sol en horas pico, vestirlos con prendas livianas, preferentemente de algodón o lino, no darles bebidas calientes ni alimentos pesados y proponerles juegos tranquilos.

(PARA RECUADROS): 

1. FRENTE AL CALOR, QUE MEDIDAS TOMAR:

-Tomar agua en forma abundante y frecuente durante todo el día.

-Evitar las comidas abundantes. Preferir alimentos frescos, como frutas y verduras.

-Evitar las bebidas alcohólicas, muy dulces y las infusiones calientes.

-Usar ropa suelta, de materiales livianos, porosos y de colores claros.

-No realizar ejercicios físicos en ambientes calurosos. Tomar líquido antes de comenzar cualquier actividad al aire libre.

-Protegerse del sol poniéndose un sombrero o utilizando sombrilla.

-Usar cremas de protección solar factor 15 o más.

-Evitar actos públicos o juegos en espacios cerrados sin ventilación.

 

2. SÍNTOMAS QUE DEBEN MOTIVAR LA CONSULTA:

-Temperatura corporal elevada

-Pulso acelerado

-Piel seca, roja y caliente

-Dolor de cabeza

-Sensación de fatiga

-Náuseas y/o vómitos

-Somnolencia y, en casos extremos, pérdida de conciencia.

-Calambres musculares


3. CÓMO USAR EL AIRE ACONDICIONADO:

-Mantener el aire acondicionado entre los 23 y 25 grados. Si hay mucha diferencia con el afuera u otros ambientes las mucosas se secan e inflaman, lo que provoca dolor de garganta, estornudos, congestión nasal y mayor riesgo de infecciones.

-Por debajo de los 24 grados aumenta el riesgo de exacerbación de los síntomas en personas con EPOC, alergias o asma.

-Para dormir conviene utilizar el modo FAN o ventilador que es el de menor salida de aire.

-En los ambientes con aire acondicionado los bebés deben utilizar siempre una remera y para dormir una sábana.

-Salir siempre con algún abrigo para evitar cambios bruscos en caso de ingresar a un ambiente refrigerado en exceso.

 

Prensa Ministerio de Salud

Provincia de Buenos Aires

volver