Sabado 15 de Diciembre de 2018

Registrate NEWSLETTER

INSTAN A TOMAR MEDIDAS PARA PREVENIR EL ACV, UNA DE LAS PRINCIPALES CAUSAS DE MUERTE

El caso de la soprano Florencia Fabris volvió a llamar la atención sobre los accidentes cerebrovasculares (ACV), que hoy constituyen una de las principales causas de muerte y discapacidad a nivel mundial. La provincia de Buenos Aires no escapa a esa tendencia: el año pasado murieron por esta causa 7.013 personas.

INSTAN A TOMAR MEDIDAS PARA PREVENIR EL ACV, UNA DE LAS PRINCIPALES CAUSAS DE MUERTE

El caso de la soprano Florencia Fabris volvió a llamar la atención sobre los accidentes cerebrovasculares (ACV), que hoy constituyen una de las principales causas de muerte y discapacidad a nivel mundial. La provincia de Buenos Aires no escapa a esa tendencia: el año pasado murieron por esta causa 7.013 personas.

En la última década esta cifra se mantiene estable, de modo que las afecciones cerebrovasculares abarcan al 5 por ciento de las causales de muertes en la Provincia, detrás de las cardiovasculares, los tumores y las enfermedades infecciosas.

Si se comparan las tasas que aporta la Dirección de Información Sistematizada del ministerio de Salud provincial, se comprueba, no obstante, un leve descenso. En 2001 morían por males cerebrovasculares 62,5 personas por cada 100 mil habitantes. En 2011, en cambio, murieron 43,27 cada 100 mil 

Réquiem para Florencia

El réquiem es un ruego a Dios por el descanso eterno de las almas. Anteanoche, cuando la soprano entonaba el legendario réquiem de Giuseppe Verdi, ignoraba que, de algún modo, aquel canto era la antesala de su propia muerte. Sin embargo, el caso de Fabris es bastante atípico.

Con solo 38 años, la cantante sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) hemorrágico por la rotura de una arteria cerebral o aneurisma, que resulta fatal en un tercio de los casos. Los especialistas del ministerio de Salud de la Provincia explicaron que en estas circunstancias, que involucran a personas jóvenes y sin aparentes factores de riesgo, los ACV suelen tener origen congénito, permanecer latente y detonar sin previo aviso ni posibilidades de prevención.

El caso de la soprano, no obstante, volvió a llamar la atención sobre estos eventos que aumentan en forma dramática en los mayores de 50 años, por una acumulación de “residuos” en las arterias.

“El tabaco, el colesterol y otras sustancias tóxicas que resultan del sedentarimo, sumadas a una alimentación con exceso de sal, van colmando las arterias de una placa que las va a obstruir y, en muchos casos, va a provocar un ACV”, explicó  Atención Primaria de la Salud, . Y se agregó que estas obstrucciones o roturas arteriales desencadenan la muerte de los tejidos, porque no les llega la sangre que es, en definitiva, la proveedora de oxígeno.

Qué se puede hacer

En la mayoría de los casos, sí se pueden tomar medidas preventivas contra el ACV: en primer término, dejar el cigarrillo, fuente de nicotina y alquitrán, un verdadero veneno que va minando las paredes arteriales.

“Hoy tenemos una ley provincial que contempla espacios públicos ciento por ciento libres de humo, porque esto reduce el consumo de tabaco en un 30 por ciento”, informó  Salud de la Provincia. Y agregó que “en el país cada año mueren 46.000 personas por su condición de fumadores, muchos de ellos víctimas de ACV”.

Por eso, recomendó a los fumadores buscar ayuda y concurrir a los más de 80 centros de cesación tabáquica gratuitos que funcionan en establecimientos provinciales.

La actividad física, en tanto, es la mejor herramienta para “destapar” arterias. “Cuando uno se mueve con regularidad por un tiempo prolongado, ya sea en caminatas, clases de gimnasia, natación o cualquier otro deporte, “el organismo produce una sustancia, la fibrinolisina, una suerte de “detergente” biológico que limpia las arterias obstruidas”, dijeron de la Dirección  de Patologías Prevalentes de dicho ministerio.

Por otra parte, agregó que la diabetes sin control también es motivo de envejecimiento prematuro de las arterias. Por lo tanto, las personas diabéticas deben concurrir a los controles médicos, hacer ejercicios todos los días y procurarse una dieta saludable.

 Prensa Ministerio de Salud

volver